Si usted aún no conoce la tecnología CAD-CAM la empresa antioqueña, New Stetic, pone a la disposición del mercado odontológico esta nueva herramienta para la rehabilitación oral, software que consiste en la captación de imágenes tridimensionales de la dentadura, un diseño asistido por computador de prótesis dentales y su fabricación, por medio de un dispositivo mecanizado de fresado que asegura mayor precisión, rapidez y compactibilidad que las restauraciones convencionales.

El presidente de la compañía, Luis Diego Monsalve Hoyos, innovó con esta tecnología al igual que con otros elementos para asegurar el éxito del sistema, como los discos de PMMA, cera y zirconio, fresadoras y sus respectivos consumibles, escáneres y estructuras protésicas de implantología o cementadas.

Contar las ventajas que trae consigo este método aplicado por New Stetic es un imposible, pues actualmente esta es una de las técnicas más efectivas del mercado para prótesis fijas y un verdadero avance para la odontología tradicional, por lo que ya sean en porcelana o cerámica sin metal, estas piezas dentales tienen mayor resistencia e incluso permite la fabricación de prótesis de hasta seis dientes unidos.

También la tecnología CAD-CAM brinda al paciente comodidad y calidad, debido a que las restauraciones diseñadas tienen adaptación marginal más exacta, encajan mejor, toman menos tiempo y aportan una apariencia estética más natural por sus cualidades multi-colores y translúcidas.

En ese sentido, esta novedosa aplicación realiza trabajos con precisión, las coronas elaboradas mediante la impresión digital tienen un ajuste marginal significativo de aproximadamente 49 micras, las cuales realizadas en una impresión tradicional son de 71 micras.

New Stetic de la mano de Luis Diego Monsalve Hoyos, ha hecho de esta nueva herramienta una gran utilidad, no sólo por la estética sino porque las medidas milimétricas permiten elaborar guías quirúrgicas muy precisas que indican por dónde es mejor la colocación, reduciendo así los posibles niveles de sangrado y el maltrato al paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *